El mallorquín Guillem Vizcaíno, campeón mundial de peonzas


El mallorquín Guillem Vizcaíno, campeón mundial de peonzas

El mallorquín Guillem Vizcaíno, campeón mundial de peonzas
Guillem Vizcaíno, ganador mundial de peonzas, en una actuación. Foto: Atirofijo.

El mallorquín Guillem Vizcaíno, de la compañía Atirofijo Circo, es el nuevo campeón mundial de peonza, después de imponerse a más de cien participantes de veinte países en World Spintop Contest, celebrado el pasado otoño. El malabarista quedó primero en la categoría de estilo libre abierto y segundo en la de estilo libre tradicional, en una competición que en los últimos años había estado dominada por japoneses y norteamericanos.

Vizcaíno se inició en el mundo del circo a los 14 años. Malabarista autodidacta, lanzador de cuchillos y manipulador de objetos, es miembro de Circ Bover desde 2005. Paralelamente, con la artista Mari Paz Arango creó la compañía Atirofijo en 2015, con la que ha participado en numerosos festivales internacionales , que introducen el juego de las peonzas como espectáculo.

La categoría de estilo libre abierto en la que se impuso consiste en peonzas vacías, de plástico o con punta de rodamientos, mientras que en la tradicional se utilizan peonzas de madera masiva. En ambas modalidades se valora la técnica, la dificultad, el estilo y la originalidad de los movimientos del concursante, que hacen del manejo de este juguete tradicional un arte innovador.

Para Guillem, la disciplina de las peonzas está “muy poco explorada y es más complicada que los diábolos”, pero permite una “conexión con el público que mola mucho”. “Además —añade Guillem— es algo muy hipnótico”. Su afición empezó después de que la artista Carla Fontes le regalara una peonza de plástico y empezara a hacer malabares con ella. Ahora tiene 10 peonzas, todas hechas en el horno que tiene su padre en la localidad de Inca (Mallorca).

Para Guillem, la disciplina de las peonzas está “muy poco explorada y es más complicada que los diábolos”

Pero Vizcaíno no es el único mallorquín entre los mejores malabaristas de peonzas del mundo. Josep Sina y Xisco Valls se alzaron con la quinta y sexta posición, respectivamente, en el estilo tradicional. La peonza mallorquina nunca había sido tan conocida y reconocida a nivel internacional.

La afición a las peonzas se ha reavivado en Mallorca desde hace unos años, debido a su uso en espectáculos de circo y también por la organización de exhibiciones o encuentros, como las dos ediciones del Encuentro Mallorquín de Peonzas en Pollença o la Baldufada Popular que se celebra cada año en Costitx. Este proceso ha ido acompañado de un desarrollo y perfeccionamiento del arte de fabricar peonzas con el torno de madera, una artesanía que estaba en peligro de extinción.

(Artículo publicado en el número 67 de la revista de circo Zirkòlika. Puedes suscribirte a la revista aquí.)




IDEAS · CIRCOTECA

Descubre más en

Zirkólika

La cultura circense para los zirkólikos culturales.
Las artes circenses en su máxima expresión: impreso y online, para leer, ver, escuchar, experimentar y comprar.

Destacamos


^

Suscríbete a nuestro boletín

Únete a nuestro boletín semanal y no te pierdas los nuevos artículos y promociones