[Perfil] Bravo, bravo, Carlos


[Perfil] Bravo, bravo, Carlos

[Perfil] Bravo, bravo, Carlos

Marcel Barrera – En la mágica pista del Circo Raluy te has hartado de exclamar “¡bravo, bravo!” después de piruetas, saltos mortales o proezas varias. Siempre eran otros artistas que recibían estos elogios. Pero hoy el bravo, bravo es para ti, Carlos.

Bravo por mantener viva la llama del circo clásico, bravo por hacer un circo a la antigua y mantenerte fiel al espirítu del circo de la época dorada. Lo has conseguido muy a contracorriente y esto tiene un gran mérito. Por eso espero que el viernes, en la primera función sin ti en el Port Vell,  alguien pueda excamar un “¡Bravo, bravo, Carlos!” y todos podamos aplaudir mirando a la cúpula de tu querido circo.

Con la repentina muerte de Carlos Raluy (Sant Adrià del Besòs, 1944 – Barcelona, 2019) se va un pedazo muy grande de la historia del circo, pero se queda un importante legado: el circo, las fascinantes caravanas antiguas del circo-museo -muchas de los años 30 y 40- y su idea de hacer un circo a la antigua junto al resto de la familia.

Carlos fue el cofundador, en 1983, del Circo Raluy junto a su hermano Lluís Raluy. El éxito de este circo a la antigua llegó a finales de 1996, cuando la familia Raluy recibió el Premio Nacional de Circo (1996) e hizo una gira de mucho éxito. La compañía también ha sido premiada con la Creu de Sant Jordi (2006), el Premio Max (1999) y el premio Ciutat de Barcelona (2014). Nunca he entendido el por qué el Circo Raluy no ha recibido nunca el premio nacional de Cultura que concede la Generalitat de Catalunya.

Hijo de Marina Tomás y Luis Raluy Iglesias, conocido por su número de hombre-bala, en una entrevista publicada en Zirkólika, Carlos explicó los orígenes del Circo Raluy, convertido con los años en toda una marca de prestigio y en una importante saga circense: “Todo empezó hacia principios de los 70. Hasta entonces, mis padres, mis tres hermanos y yo habíamos sido artistas que vivíamos de contratos de terceros, pero la familia empezó a crecer. Mi hermano mayor, Luis, se casó y yo también tenía previsiones, y un día me pregunté: ¿cómo lo haremos para vivir todos de contratos? Y pensé en crear nuestro propio circo”.

El circo ha sido su vida, su oficio y su pasión. Empezó a los 13 años como acróbata en las barras fijas, junto a su padre. Con este número recorrieron varios países durante 15 años. Con la creación del Circo Raluy, en 1983, se convirtió en el Monsieur Loyal y en el director junto a su hermano Lluís. En uno de sus viajes conoció a una artista de una troupe china, Militta Chy, con quien se juntó y tuvieron una hija, Rosa Raluy.

Carlos entendía el circo como una aventura permanente y un sueño. Tuvieron que irse de Portugal a causa de la revolución de los Claveles y durante muchos años vivieron junto a los animales del circo que la compañía tenía en sus inicios. La historia de la familia Raluy en el circo comienza en 1931-1932 con su padre. Más tarde, en 1973 se inaugura el circo familiar, que viaja durante años con varios nombres, entre ellos el Ringland. Los Raluy fueron también el primer circo en pisar las islas Reunión, al este de Madagascar, en el Índico. En 1983 se empezaron a adquirir carruajes. Era habitual que Carlos viajara para aumentar la flota de vehículos antiguos.

Los últimos años no han sido nada fáciles. En 2016 se separó de su hermano Lluís y sus sobrinas Louisa y Kerry, quienes crearon el Circo Raluy Legacy, y el pasado verano su hija, Rosa Raluy, inauguró su propio circo, el Circo Teatro Rosa Raluy.

Carlos ha fallecido después de sus incontables viajes por todo el mundo. La repentina muerte, a causa de un ataque al corazón, se produjo ayer por la noche, hacia las 22.00 horas, después de su llegada en ferry a Barcelona procedente de Palma, una vez terminada la gira de seis meses por las Islas Baleares y antes de empezar una larga temporada de casi tres meses en el Port Vell, en Barcelona. A pesar de la desgracia, la temporada se hará y el Circ Històric Raluy montará y debutará el viernes 29, como estaba previsto. Carlos Raluy deja también por publicar un libro que estaba preparando sobre su intensa y bravísima vida.

 




IDEAS · CIRCOTECA

Descubre más en

Zirkólika

La cultura circense para los zirkólikos culturales.
Las artes circenses en su máxima expresión: impreso y online, para leer, ver, escuchar, experimentar y comprar.

Destacamos


^

Suscríbete a nuestro boletín

Únete a nuestro boletín semanal y no te pierdas los nuevos artículos y promociones